Tras el creciente impacto de las criptomonedas a nivel mundial, el Medio Oriente se ha vuelto un objetivo para que está nueva economía llegue a ellos. El proyecto en cuestión nace tras evaluar el mercado digital en el Medio Oriente, donde muchas personas se sienten cohibidas a participar en ICOs o exchanges por el simple hecho de que sus raíces lo imposibilitan.

Las restricciones de la religión

Lo anterior se debe a que, según el islam y la sharia, está prohibido pagar intereses y, como bien deben saber, en el mercado de criptomonedas estos pagos son cosas del día a día. Asimismo, esta religión imposibilita participar en actividades donde se vea envuelta la especulación y, si hablamos de las características de los activos digitales, este término económico forma parte de ellos.

Icono, Islam, Musulmán, Musulmanes

OneGram: una criptomoneda respaldada en oro

Para ofrecerles a los musulmanes la posibilidad de formar parte del mercado digital actual, un grupo de aficionados a las criptomonedas diseñaron OneGram, el activo digital cuyo respaldo es el oro. Al respecto, Ibrahim Mohammed, fundador de esta nueva compañía, informó que la idea de utilizar oro como respaldo de la moneda se basó tomando en cuenta que este fue uno de los primeros métodos de pago que se implementaron en las sociedades islámicas. Por lo tanto, a través de OneGram:

“estamos demostrando que las reglas de la sharia son compatibles con la tecnología Blockchain”.

Resultado de imagen para Ibrahim Mohammed onegram
Ibrahim Mohammed, fundador de OneGram.

OneGram es un proyecto que ha dado mucho de qué hablar desde su lanzamiento, sobre todo por haber hecho su anuncio durante el ramadán, una tradición musulmana en la que se practica el ayuno para afianzar la fe. Sin embargo, se espera que estas criptomonedas continúen llamando la atención de los usuarios y puedan escalar posiciones rápidamente, sobre todo en Europa, Asia, África y, por supuesto, el Medio Oriente, donde actualmente pueden adquirirse a través de su sitio web oficial.

Nos encontramos ante un proyecto visionario destinado a un sector que tiene potencial y siempre se ha visto impedido por motivos religiosos. Quizás más adelante podamos ver criptos del Medio Oriente respaldadas en petróleo.